Nueva herramienta para adolescentes: ¿En caso de maltrato qué podemos hacer?

Hacia el final de las charlas que damos en las escuelas sobre trata de personas, les pedimos a los chicos que piensen preguntas sobre lo que se habló. Estas preguntas las escriben de manera anónima en papeles que recogemos y vamos leyendo a la vez que contestamos. A su vez, nos permiten reinterpretar nuestras charlas y capacitaciones sobre la base de los temas que van surgiendo. Las próximas entradas tendrán por objeto reproducir y extender algunas de esas respuestas.

En un post reciente hablamos sobre maltrato específico hacia las mujeres. Hemos mencionado que muchas de las modalidades que adquiere este tipo de maltrato es extensible a otros grupos vulnerables, como pueden ser niños o ancianos, e independientemente de su sexo. Aquí nos referiremos a situaciones de maltrato en general, sin entrar en el caso de las especificidades de cada tipo de maltrato.

En muchos casos, en una situación de maltrato suelen generarse una serie de elementos que la encubren. Esos elementos pueden incluir la amenaza de nuevos y peores maltratos (más violentos o más frecuentes) o la utilización de la humillación como herramienta de presión sobre la presunción de la aceptación de dichos maltratos por el plazo extendido en el tiempo en que se han producido, haga extensivo el maltrato a otros personas cercanas (parientes o afectos). A esto se suma que en muchos casos la situación de maltrato se da en el marco de una situación de marcada dependencia económica (o de otro tipo) por lo que la víctima tiene miedo de “quedarse en la calle” si efectiviza una denuncia.

Por otro lado, en casos de maltrato prolongado es frecuente que la víctima tenga una autoestima personal muy dañada, lo cual también es utilizada por su victimario/a para convencerla de que en caso de hacer una denuncia no será tomada en cuenta por nadie, ya sea porque no se le creerá o porque la persona que reciba la denuncia no llevará adelante ningún tipo de acción.

Muchas veces ese miedo a la falta de respuestas de parte del Estado u otras personas involucradas, así como el temor a posibles represalias posteriores puede resultar paralizante. De aquí la importancia de lograr romper esa barrera de silencio que intenta imponer la persona maltratadora. En la mayoría de los casos, pedir ayuda, y de ser posible ante organismos especializados, es el primer paso hacia la salida efectiva de esa situación.

Es necesario entender que en casos de violencia grave a extrema puede ser necesario el traslado y posterior refugio de la víctima en casas de conocidos (que en lo posible, no debe ser conocido por el victimario) o lugares especialmente destinados a esos fines por el Estado, hasta que el maltratador sea eficazmente excluido del hogar compartido o aquel donde se desarrollen los episodios de violencia.

Es importante mencionar que en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires funciona la línea 137, activa las 24 horas de los 365 días del año, que comunica con la Brigada Móvil de Atención a Víctimas de Violencia Familiar, compuesta por personal policial y profesionales que concurren al domicilio desde la cual se ha hecho el llamado a fin de intervenir frente a una situación de violencia que puede estar desarrollándose o se corra el riego de producirse o repetirse en el corto plazo. Es necesario mencionar también que esta llamada en sí misma no es una denuncia penal contra la persona que lleva adelante el maltrato, sino que los profesionales orientan a la persona respecto de los pasos a seguir si quiere realizar dicha denuncia.

En el caso de maltrato específico por cuestiones de género, existe a nivel nacional la línea 144 que también atiende las 24 horas de los 365 del año y que depende del Consejo Nacional de las Mujeres. Asimismo, en la página web de este organismo, puede encontrarse el siguiente enlace a un listado de Recursos para la atención integral de las mujeres en situación de violencia: http://www.cnm.gov.ar/GNR/GuiaNacionalDeRecursosArgentina.html.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *